jueves, 13 de enero de 2011

Lo que importa es dar...

Lo que importa es dar, ofrecer, explorar las reacciones de las personas y sorprenderte con todo lo que puede pasar, así comenzó uno de los proyectos más catárticos y emotivos de mi vida, no solo como fotógrafa sino como escritora. Es extraño pero no tiene un nombre, no le puse uno, es más, ni lo pensé. Me dispuse a regalar parte de mí en fotos pequeñas (4x6) tipo postales. 52 en total, 26 para mis amigos más cercanos y 26 para las nuevas personas que me encontrara en el camino. Detrás de cada foto un mensaje que sólo las personas a las que llegara entenderían. Cada una en un sobre o un portarretrato.

El proyecto comenzó cuando Yaz (yazmin-huerta.blogspot.com) gran amiga, me dijo que ella había regalado flores el día de su cumpleaños: Para pedir hay que ofrecer y así saber recibir lo que venga. Agradecer por lo pasado, una manera de limpiar el presente y abrir tu perspectiva al futuro.

Decidí entonces regalar-ofrendar algo, pero ¿qué? Entonces ¡Iluminación! Regalar parte de mí como una manera de gritarle al mundo ¡vamos, voy contigo! Fue así como elegí de entre las fotografías de este blog, 26 a las que saque una copia, 26 serían para mis amigos, en ellas escribiría lo que deseaba para cada uno. Corazón, Voluntad, Amistad, Decisión, Un pozo de deseos, Telarañas para atrapar los sueños, Luz para los proyectos, Espejos para ver bien el reflejo, Calles, Caminos, Bancas, Niños internos; Los otros 26 fueron las mismas fotografías pero con mensajes para personas que no conocía y que seguro necesitaban esas palabras, no de aliento, sino palabras exactas para ellos, así que regalé el mismo Corazón, Amor, Pozo, Un camino, Amistad, Decisión, Telarañas, Calles, Bancas, Reflejos, Guerreros y Niños internos.

Sólo tomé la bolsita con fotos dentro de sobres de colores, me decidí a caminar acompañada por las calles de Oaxaca y ahí comenzó la magia. Sólo bastaba una mirada y esa intuición humana que me dictara que era aquella la persona adecuada, me acerqué varías veces tímida pero segura de lo que deseaba hacer, así les pedía a mis destinatarios que eligieran entre todos los sobres uno que ellos desearan, al abrir el regalo solo me miraban más extrañados que yo, realmente funcionaba, esas eran las palabras necesarias para seguir dándole vuelta al mundo, al menos su mundo.

Pero ¿qué hacen los seres humanos cuándo reciben sin pedir? Déjenme decirles:

Solo dan gracias, otros regalan sonrisas y abrazos, algunos sus propias fotos, hasta llegan a regalar porros (jajaja). La sorpresa fue abrir los ojos a la realidad, las personas al recibir se comprometen a dar y a compartir.

Después de todo tampoco esperaba nada al dar, así el universo confabuló el encuentro de amigos y nuevos puentes que espero lleguen a ser fuertes e indestructibles.

Aquí abajo les dejo los links de las personas que encontré no por casualidad ni destino sino por el mismo camino, espero que les guste como a mí su trabajo y corazón.

www.sin-crepusculos.blogspot.com (ab.sinthia de Tijuana)

www.alfredo-nunez.com/blog (Alfredo de Chile y el Mundo)

www.espaciolinyera.blogspot.com (David de Puebla)

Gracias a todos,

PD. Este proyecto sigue aún más firme.


1 comentario:

Mer González dijo...

¡Oh, Tem eres luz!

:)

Me has dejado sin palabras, linda.